26.2.12

Descanso.

Tal vez al barrio le caiga mal
pero esto es entre vos y yo
hoy quiero que descanses
de tu disfraz urbano
ese que usas para no ver
cuando la ciudad se enfría y se vuelve violenta
y amenaza con borrarte tu sonrisa de niña.


Hoy voy a salir de mi cubículo
de este encierro en las palabras.
Quiero que me permitas
(mientras vos descansas 
en las profundidades de otras páginas)
que sea yo el que se maquille
las cicatrices, los ojos, la tristeza.


Entendí a fuerza de preguntas
que al mundo se le está muriendo la poesía
que en la ciudad es muy difícil soñar
y ese cotidiano acto tuyo
de hacerle frente a la desesperanza
puede ser agotador
sin una segunda voz.


Quiero entonces
que te tomes un descanso.
Voy a ser yo el que tome, hoy
el mundo por asalto
el universo por sorpresa
mirándote aprendí las tácticas
necesarias para sobrevivir, 
para buscar cómplices
o para huir.


Para mañana reserva tus fuerzas
hoy voy a usar yo tu traje de heroína
(mientras vos descansas 
en las profundidades de otras páginas)
Hoy salgo a la calle sedienta, con tu escudo y tu recuerdo.
Mañana vas a salvar mi mundo.

2 comentarios:

  1. Cito a Amélie:
    "Son tiempos difíciles para los soñadores"

    Huye de la ciudad.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  2. bello desde la sencillez de lo profundo.

    ResponderEliminar