23.3.19

Ladridos



Estaba a punto de escribirte
pero justo tumbé
la copa de vino
y me quedé sin tiempo
suspendido
flotando entre acordes profundos
yendo en dirección de la noche
y un algo
como un salto
desacompasado
giró en el aire llenando todo de formas queridas y olvidadas
sedientos fantasmas
que venían por el vino derramado
participando de una fiesta en otra dimensión en otro
tiempo en seis
octavos bailoteando su forma
de no dejarse querer y me fue
imposible cualquier movimiento estaba
a punto
de escribirte
de nuevo y afuera
ladró un perro con una voz muy parecida
a la de este corazón mío.   

7.3.19

Llover manso



Era tan lindo y ahora parece
que las tormentas arrasan
los pocos
montes que quedan
Era tan lindo llover manso
entre horas lentas
y ahora
tristecita de verano
después de lluvia no deja
nada inabarcable
(a veces apenas es mucho
pero nunca demasiado)
pienso en el barro
soy de llanura
Era tan lindo
llover con tempo y ritmo y deshacer
todo  lo malhecho sabiendo
que en un rincón como siempre
nos esperaba soledad
no la del amante
si la del bicho que anda solo por el campo.



26.2.19

No está mal




Lo que en verdad te quería decir
es que no está mal
que llore
porque cuando llora
después canta
y también llora después de cantar
y elije su rumbo, su camino
para perderse en el mundo
se va de viaje para adentro o para afuera
No está mal que use camisas
y que en los bolsillos le crezcan soledades
como flores silvestres a la sombra del fresno
No está mal que sonría de nostalgia cuando le llegan los otoños
No está mal, nunca
puede estar mal
haber nacido con un pájaro
herido y cantor
adentro del pecho



9.12.18

Mansedumbre de Mecha.


Mansa Mecha
Un remolino atraviesa
la casa mirando todo
desde las profundidades de la ternura, mansa
la luna también sabe de aullidos, salud colegas
caninos de barrio de pueblo
que se apaga se olvida te juzga
te odia tanto que te vas te vas
y no volvés
pero hoy
jauría de sueños tropel
anda el aire
y mansa Mecha pierde la calma
gruñe aúlla sostiene
su inocencia en universal
ajedrez con las estrellas y siempre
gana Mecha que de mansa
solo la mirada.

11.11.18

Pasillos




Yo siempre me paro en los pasillos
que se forman en las fiestas entre grupos
de personas y sirven para mantener
distancia  y marcar
pertenencia. Es que desde ahí
tengo otra perspectiva
menos rectilínea
del asunto. Siempre me paro
en los pasillos que forma la vida
entre herida y herida y te escribo
malísimos poemas para contarte
que estoy formando
las letras de tu nombre
con estrellas fugaces
como la pena profundas
como un aullido oscuro y sereno
como la noche como los pasillos
deshabitados y solos.


14.1.18

Como de costumbre



A los que se van y a los se quedan.
A los que se quedaron y a los que se fueron.



Porque más no se podía
porque algo se había roto
o se había terminado
porque algo nuevo traía el viento
porque la vida es tremenda
y el futuro incierto
como una nube encallada en la llanura.

Girar la brújula
en la primer bifurcación posible.

Y atrás va quedando
la sed infinita de ternura
los paraísos que mata el glifosato
el miedo a no saber vivir
la pesada memoria de los muertos
el llamado de la sangre latiendo
los perros aullando a la luna.

Finales inciertos
rotundo amor ennegrecido por el hollín
de las malditas chimeneas
y los domingos con tristeza de partir.

Hasta que partir fue para siempre.

Pero allá atrás
también
quedamos nosotros
tan vivos y tan
muertos como de costumbre.

Ahora queman residuos en el basural
y los domingos casi siempre llueve.

Y nadie
viene a preguntar
por el poema que le debo.


14.11.17

De esta tierra.


Desde la profunda raíz
hasta el sutil poema
todo habita en la tierra
todo yace en sus entrañas.

En vano cruzaras caminos
habitados por las bocas
sedientas del cemento.

Es verde sabia la cura de tu herida
es manso manantial tu sueño
es de barro el futuro de tu raza.

Es la parra que en verano refresca siestas y vinos
al lado siempre del cariño
y siempre
pero siempre
un paso adelante
el principio del abismo.